Mejorar la calidad de vida de la persona deprimida es posible, volver a ilusionarse, experimentar de nuevo alegría, entusiasmo, deseo de relacionarse con los demás, bienestar con uno mismo.
El sufrimiento de la persona deprimida es elevado, pero puede aliviarse y llegar a desaparecer siguiendo la terapia cognitivo-conductual.
Poco a poco va consiguiendo confianza en si mismo, recupera el valor perdido, la seguridad y la felicidad. La vida vuelve a recobrar el sentido.

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted